Cerrar política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.
Compartir
Opciones
17.02.2017
Almazán

De pinchos medievales, en Almazán


Durante los dos próximos fines de semana (18 y 19; y 25 y 26 de febrero), la villa adnamantina celebra su XIV Concurso de Pinchos y Tapas Medievales en el que participan dieciséis bares y restaurantes de la localidad. La excelencia de esta cocina en

Almazán. 17 de febrero de 2017. A lo largo de los dos próximos fines de semana (18-19  y 25 y 26 de febrero) la villa de Almazán va a celebrar su XIV concurso de pinchos y tapas medievales, en el que participan dieciséis bares y restaurantes de la localidad adnamantina. En horario de 12 a 16 horas, y con un precio de 2,50 euros el pincho, más la caña de cerveza o vino, se van a poder degustar dieciséis delicias, en dos o como mucho tres bocados. El concurso lo organiza el Ayuntamiento de Almazán, con la colaboración de la Red de Ciudades y Villas Medievales.
Todas tienen en común que representan lo mejor de la cocina en miniatura, pero con mayúsculas, de Almazán, con ingredientes “medievales”, queriendo esto decir que son los mismos de los que disponían los cocineros adnamantinos en el Medievo. Consecuentemente, no vale ninguno que llegara después del descubrimiento de América. Con ellos, los chefs han cocinado verdaderas maravillas.
Siempre es un placer, pero en esta ocasión y durante dos fines de semana, salir de tapas en Almazán aúna una experiencia gastronómica, además del placer de ver la  villa amurallada del alto Duero, situada en la zona central de la provincia de Soria.
Pebetero de aromas, la poderosa presencia del agua deja paso al olor de las coníferas en sus parques frondosos y verdes. El reclamo culinario de los pinchos que se van a servir los dos próximos fines de semana en la villa, se acrecentará sin duda con el paseo amurallado por esta localidad que ve y se deja ver, según si el visitante elige una u otra orilla del río, cruzado de parte a parte por puentes de todos los colores.
“Desde la Red de Ciudades y Villas Medievales invitamos al resto de ciudades de nuestra asociación a visitar Almazán siempre, y ahora especialmente, con motivo de su concurso local de pinchos y tapas medievales, y por supuesto a los aficionados a la buena cocina, vengan de donde vengan, que van a poder disfrutar, en dos fines de semana de una ruta de pinchos excepcional”, afirma Txomin Sagarzazu, presidente de la Red de Ciudades y Villas Medievales. En este mismo sentido se expresa el alcalde de la villa, en nombre del Ayuntamiento de Almazán. “Siempre es un placer visitar nuestra localidad, pero si al mismo tiempo que degustas el paseo, puedes degustar su gastronomía y tradiciones culinarias, el placer es doble”.
Almazán, un tesoro por conocer
La villa que fue, y es, encuentro de caminos y de pueblos, refleja en sus monumentos y su cultura la síntesis de cada una de las etapas que jalonaron su historia. No hay etapa artística y cultural que no se pueda contemplar en la ciudad.
De sus monumentos religiosos destacan las iglesias románicas de Nuestra Señora de Campanario, San Miguel (Monumento Nacional), San Vicente (Aula de Cultura) y San Esteban). La gótica de Santa María de Calatañazor o las barrocas de San Pedro y la ermita de Jesús Nazareno patrón de la villa. Tampoco deben dejar de visitarse los monasterios de Santa Clara y de la Merced, en este último murió y está enterrado el dramaturgo Tirso de Molina.
Entre las edificaciones civiles, el visitante no puede dejar de admirar el palacio de los Hurtado de Mendoza, ubicado en la monumental Plaza Mayor, y el puente medieval, desde el que la contemplación de las aguas del Duero en cualquier época del año, es un deleite de los sentidos.
Cercando y rodeando, prácticamente todos sus monumentos está su magnífico recinto amurallado (siglos XII-XIII). Se conservan las puertas de la Villa, del Mercado y de Herreros.
Callejear  contemplando todos sus rincones, recorrer el  paseo  de ronda por las murallas, bajar hasta el inmenso parque de La Arboleda, lugar de encuentros Feriales (Feria de Muestras y Feria Venatoria) y disfrutar de su entorno natural  y de las múltiples posibilidades de ocio de las que dispone, es siempre un placer de esos que gustan más por ser minoritarios. Hacerlo degustando además delicias medievales, es sin duda la mejor manera de intuir la primavera.
Sobre la Red de Ciudades y Villas medievales.
Red de Ciudades y Villas Medievales es una alianza integrada por ocho municipios de la Península Ibérica cuyo patrimonio medieval les confiere un atractivo turístico de primer nivel. La Red, que atraviesa la península de Norte a Suroeste, tiene como fin la promoción y difusión de estas localidades, en las que el medievo ha dejado su poderosa huella. Almazán, Consuegra, Estella-Lizarra, Hondarribia, Laguardia, Olivenza y Sigüenza en España, y  Marvão en Portugal integran esta unión de ciudades y villas que encierran imponentes paisajes, gastronomía y oferta cultural.
Entre los fines de la Red de Ciudades y Villas Medievales destaca la promoción turística y la organización de determinados eventos que permitan dar a conocer a un mayor número de personas estas localidades.
Uno de los objetivos marcados del proyecto es poner en valor la riqueza y variedad de recursos de unas localidades, que han sido escenario de importantes acontecimientos históricos, siendo su acervo cultural la marca por las que se las reconoce nacional e internacionalmente.








Enviar a un amigo




Acepta política de privacidad
Ver política de privacidad