Cerrar política de cookies
Utilizamos cookies propias y de terceros, para realizar el análisis de la navegación de los usuarios. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Actualidad
Compartir
Opciones
03.11.2017
Estella-Lizarra

El Restaurante-Bar Florida representará a Estella-Lizarra en Laguardia (Alava) con su pincho Tiempo de barbacoa


Se trata de un trampantojo en el que el “carbón” no es lo que parece, pero que desde luego, en su conjunto sabe incluso mejor de lo que parece. Con él, Jorge Ruiz Luzuriaga se impuso en el concurso de pinchos medievales de Estella-Lizarra, haciéndose

Estella-Lizarra. 03 de noviembre de 2017.  Después de vencer en el concurso local de pinchos medievales de Estella-Lizarra, Jorge Ruiz Luzuriaga va a representar a la localidad navarra en X Certamen de Pinchos y Tapas Medievales que este año se va a celebrar en  Laguardia (Alava), los días 24, 25 y 26 de noviembre.

El chef estellés volvía a apostar este año por un pincho original, cocinado únicamente con pescado.  Al igual que hace dos años hiciera con su 'Trampantojo de trucha', a modo de chistorra, el cocinero del Restaurante-Bar Florida ha creado un pincho en el que una parte, el supuesto “carbón”, no es lo que parece, pero que, desde luego, sabe aún mejor de lo que promete.

Así, su 'Tiempo de barbacoa' es en una de sus mitades una ilusión óptica, la misma con la que año tras año el cocinero participa en este concurso de Pinchos Medievales que organiza la Asociación de Comerciantes, Hostelería y Servicios de Estella-Lizarra, con la colaboración del Ayuntamiento de la localidad navarra y de la Red de Ciudades y Villas Medievales.

Lo que se “asa” en la barbacoa es una sardina marinada al romero, con la paciencia que los buenos cocineros saben aplicar a sus recetas. Jorge la coloca sobre un lecho de brasas, que simulan ser apagadas con un caldo corto de escabeche. Ese caldo es, además, un homenaje a los métodos de conservación de la comida antaño. El “fuego” está hecho de atún.

A la hora de servirlo, Jorge lo acompaña con humo de encina de la tierra, presentándolo sobre una campana de cristal. Con él,  añade el punto de distinción, también en la presentación, a un pincho tan original como suculento.








Enviar a un amigo




Acepta política de privacidad
Ver política de privacidad